Home»Business Revista Digital»Asesoría»CLAVES PARA LA DEFINICIÓN DE LA VISIÓN DE LA EMPRESA

CLAVES PARA LA DEFINICIÓN DE LA VISIÓN DE LA EMPRESA

enyd visión empresaToda empresa que se precie ha de fijarse unos objetivos a corto, medio y largo plazo para alcanzar el éxito. Gracias a ellos se establecerán las estrategias financieras, comerciales y de marketing necesarias para llevar a cabo la actividad. Pero lo primero que debe hacer una organización es saber quién es, qué hace y qué quiere lograr. Esto es la misión, visión y valores de empresa.

Responder a preguntas como ¿qué hacemos?, ¿cuál es nuestro negocio?, ¿qué queremos lograr? o ¿dónde queremos estar en el futuro? es absolutamente necesario para que todos los miembros de la organización desarrollen sus funciones correctamente. Si, tanto directivos como empleados, tiene presente la misión, visión y valores de la empresa, el éxito estará más cerca.

La misión es la razón de ser de la organización, es decir, la labor o actividad que desarrolla en el mercado. Se puede completar definiendo al público objetivo y añadiendo las singularidades y particularidades que diferencian a la empresa respecto a otras. Por ejemplo, Nestlé define su misión de la siguiente forma: “Contribuir a la nutrición, salud y bienestar de las personas, poniendo a su disposición productos de la máxima calidad para cualquier momento del día y para todas las etapas de la vida, y gestionando los negocios de manera que creen valor para la compañía a la vez que para la sociedad”.

Por su parte, los valores de la empresa son aquellos principios éticos sobre los que se apoya la organización y que rigen el desarrollo y funcionamiento de la actividad. Lo ideal, es no tener más de 6 o 7 pues se perderá la credibilidad y atención del público, clientes y empleados.

La visión responde a la pregunta ¿qué queremos llegar a ser? Son las metas que se pretenden alcanzar en el futuro, que han de ser realistas y alcanzables, pero a la vez tener carácter inspirador y motivacional. La visión es fundamental a la hora de establecer los objetivos y diseñar estrategias empresariales. Es lo que aporta coherencia y organización. Además, ayuda a enfocar los esfuerzos de todos los miembros hacia una misma dirección.

Por ejemplo, Coca-Cola define una visión para cada uno de sus ámbitos de actuación. En cuanto a las bebidas, pretende “ofrecer una variada cartera de productos de calidad que se anticipen y satisfagan los deseos y necesidades de los consumidores”, o respecto a sus beneficios quiere “maximizar el rendimiento para los accionistas al tiempo que se tienen presentes las responsabilidades generales de la Compañía”.

Por supuesto, cada empresa tiene unas características propias y distintos puntos de vista. Sin embargo, hay una serie de rasgos esenciales para crear una buena visión:

-Ha de ser clara, comprensible y fácil de seguir por todos los agentes implicados.

-Ser breve y sencilla, ya que más de una oración dificultará su entendimiento y disipará la atención.

-Ser ambiciosa y desafiante, pero al mismo tiempo realista y realizable, por lo que hay que tener en cuenta el entorno, los recursos y las capacidades de la empresa.

-Debe estar en concordancia con los principios, valores y cultura de la organización.

La correcta definición de la visión de una empresa permitirá:

-Inspirar y motivar, además de facilitar la identificación con los valores y objetivos y así mejorar el compromiso para con la empresa.

-Dotar de personalidad e identidad a la compañía.

-Asentar las bases de la cultural organizacional.

-Establecer una imagen de marca de cara al público.

Para ahondar en la participación de los empleados y directivos, lo más recomendable es definir la visión entre todos, para fomentar el sentimiento de pertenencia. Una vez hecho esto, es aconsejable publicarlo en distintas plataformas para que todo el mundo la conozca: página web, documentos internos, folletos y panfletos, e incluso en el propio edificio de la empresa.

La visión es y ha de ser susceptible de modificación, es decir, conviene revisarla cada año o cuando se crea conveniente para adaptarla al desarrollo de la actividad y a la situación económica tanto de la organización como del mercado. Con ayuda de la experiencia se podrá redefinir para enmendar errores y alcanzar nuevas metas.

No subestimes el poder de la visión. Si no sabes quién es tu empresa ni qué hace, no sabrás hasta dónde puede llegar.

 

Artículo Anterior

CONSEJOS PARA SER UN BUEN YOUTUBER

Artículo Siguiente

PUBLICIDAD INTERACTIVA: CONVIERTE AL ESPECTADOR PASIVO EN ACTIVO

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *